Sus gentes PDF Imprimir E-mail

 

En esta sección, queremos rendir homenaje a nuestros vecinos mas entrañables, no tanto a los ilustres, afamados o de prestigio, sino también a aquellos que queremos y apreciamos como vecinos, a aquellos que, en silencio, se han ganado un sitio en nuestros corazones, a aquellos que, con su generosidad, han puesto su granito de arena para dejarnos su patrimonio: SU PUEBLO, NUESTRO PUEBLO.

Vaya desde aquí un reconocimiento a todos ellos, presentes o ausentes, conocidos o anónimos, jóvenes o mayores, … gracias por vuestra contribución.

 

_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-

fotoAniceta

ANICETA

 

Una tarde, en su brasero, recogiendo los romances que sabía desde siempre, me contó, como si no viniera a cuento, como sin darle importancia, que cuando era pequeña, un día “después de guerra” subía unos periódicos desde el fielato hasta la esquina de los pillos (para quien no sepa, no hay más de cuatrocientos metros) y en la página que le daba la cara venía la despedida que el presidente de la república hacía, en verso, a los ciudadanos.

Ella, “porque leía todo lo que pillaba”, se aprendió aquel relato. Bien, pues el día que grababa sus romances, me lo volvió a contar. Habían pasado más de setenta años.

 

         Hoy, Aniceta, no encuentra las palabras que necesita, pero están ahí y ella y yo lo sabemos y ella sabe que yo la quiero

_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-

    Tana