Eclipse de Sol  del 3 de Octubre de 2005


 

Los eclipses son fenómenos relativamente poco frecuentes, pero de indudable interés para el observador del cielo. Un eclipse de sol puede describirse como la ocultación gradual del disco solar por la oscura silueta de la Luna cuando ésta, en su movimiento mensual a lo largo del zodiaco, da alcance al Sol cubriéndolo total o parcialmente. En el caso de un eclipse parcial el efecto en la Tierra es casi imperceptible a lo largo de las varias horas de duración, y sólo el uso de filtros especiales que nos permitan mirar al Sol sin riesgo para la vista puede mostrarnos lo que está sucediendo. Únicamente en el caso excepcional de tratarse de un eclipse total el panorama cambia drásticamente en los escasos minutos en que la Luna mantiene completamente tapado al Sol, pues la claridad del día deja paso a un breve crepúsculo en el que incluso aparecen las estrellas más brillantes y los planetas observables a simple vista. Si quieres saber que eclipses hemos tenido y cuales tendremos descargate este ficheros.


Por su parte, en un eclipse de luna se observa un gradual oscurecimiento de la luna llena a lo largo de varias horas, iniciándose por un extremo y pudiendo afectar al disco completo (eclipse total) o sólo a una parte (eclipse parcial). Los eclipses de luna, a diferencia de los de sol, son fácilmente observables; a simple vista se puede seguir el proceso y apreciar las distintas tonalidades que va adquiriendo nuestro satélite a medida que penetra en la sombra que la propia Tierra proyecta en dirección opuesta al Sol. Esa sombra tiene, a la distancia de la Luna, un diámetro unas tres veces superior al lunar. Debido a la refracción de la luz solar en la atmósfera terrestre, la Luna rara vez llega a oscurecerse por completo, tornándose a menudo a un color rojo mortecino.
Otra ventaja de los eclipses de luna frente a los de sol es que los primeros pueden observarse desde todo un hemisferio terrestre (aquél desde el que se divisa la Luna en el momento del eclipse), en tanto que los de sol afectan a regiones más limitadas. De hecho un eclipse total de sol sólo puede contemplarse desde una franja de varios miles de kilómetros de longitud, pero con una anchura a lo sumo de unos pocos cientos de kilómetros. Esto explica que para un determinado observador situado en un punto concreto de la superficie terrestre la visión de un eclipse total de sol sea un acontecimiento verdaderamente extraordinario.
Como ya hemos apuntado, los eclipses de luna suceden cuando ésta se encuentra en fase de luna llena, mientras que los eclipses de sol coinciden con la luna nueva. Pero naturalmente no se producen eclipses en cada lunación, puesto que se requiere que los tres astros implicados, Sol, Tierra y Luna logren una alineación perfecta en el espacio, y esto sólo se da unas pocas veces al año.
Si la órbita lunar no estuviese inclinada con respecto a la eclíptica, en cada luna llena nuestro satélite quedaría inmerso en la sombra terrestre, y se produciría un eclipse de luna. Del mismo modo, la Luna se interpondría exactamente entre la Tierra y el Sol en cada luna nueva, provocando un eclipse de sol. Hay que hacer notar además que en ese supuesto todos los eclipses de sol ocurrirían en las regiones tropicales y ecuatoriales de la Tierra. Sin embargo, la pequeña inclinación de la órbita lunar, de unos 5° con respecto a la eclíptica, es suficiente para que la mayor parte de las veces la Luna pase al norte o al sur del Sol, y al norte o al sur de la sombra terrestre. Sólo si la luna nueva y la luna llena tienen lugar cuando está situada en la misma eclíptica o a muy pocos grados de ella sucederán, respectivamente, un eclipse total de sol o de luna.
Debido al movimiento de traslación de la Tierra alrededor del Sol, cada seis meses aproximadamente se dan las condiciones para que se produzcan eclipses, al ocurrir las fases de luna nueva y luna llena muy cerca del plano de la eclíptica. Normalmente los eclipses acontecen por parejas: un eclipse parcial o total de sol y otro parcial o total de luna separados por dos semanas. También, aunque con menor frecuencia, los eclipses pueden venir aislados; en ese caso siempre serán de sol, tal y como sucedió el año 2002, en el que no se produjo ningún eclipse total o parcial de luna.
Hay que destacar el hecho fortuito de la semejanza de los tamaños aparentes que presentan el Sol y la Luna para un observador terrestre (alrededor de medio grado). Si la Luna se encontrase más alejada de la Tierra presentaría un diámetro aparente menor, no pudiéndose producir entonces eclipses totales de sol. En realidad la órbita lunar alrededor de la Tierra es elíptica, por lo que cuando se desplaza por su parte más próxima a nosotros la vemos ligeramente mayor que cuando lo hace por el extremo más alejado. Así, cabe distinguir entre dos modalidades de eclipses de sol: eclipses totales, que suceden cuando vemos el disco lunar suficientemente grande como para que pueda cubrir por completo al Sol, y eclipses anulares, cuando el menor tamaño aparente de la Luna no es suficiente como para ocultar enteramente al astro rey: la Luna queda en el interior del disco solar, permitiendo ver un brillante anillo a su alrededor.
En un eclipse anular de sol nunca llega a oscurecerse tanto el cielo como en uno total. Incluso durante el momento de máxima ocultación, el estrecho anillo de sol que permanece visible no lo permite. De hecho, al observar un eclipse anular no se puede prescindir en ningún momento del filtro, como si de un simple eclipse parcial se tratara.


Eclipse anular del 4/1/1992 visto al atardecer en S. Diego (California)
fotografía de Dennis Mammana. Royal Greenwich Observatory

Los dos eclipses de sol que tienen lugar en 2005 son del tipo anular. Uno de ellos, el que se produce el 3 de octubre, es observable desde una franja de anchura inferior a 200 km que cruza en diagonal la Península Ibérica. Ese día el Sol se muestra con un diámetro aparente de 0,53°, mientras que el de la Luna es de 0,50° pues en ese momento nos separan de ella 396.000 km.

Franja de la Península Ibérica desde la que puede observarse el eclipse anular completo del 3 de octubre de 2005
Franja de la Península Ibérica desde la que puede observarse el eclipse anular completo del 3 de octubre de 2005. Los observadores situados fuera de esa franja sólo pueden contemplar un eclipse parcial aunque de muy amplia fase, tanto mayor cuanto más próximos a ella se encuentren.(Guía del Cielo 2005, Procivel S.L.)

El lugar de la Península donde antes se inicia el eclipse se encuentra en la costa gallega. En Pontevedra la fase parcial comienza a las 7.37 T.U., cuando el Sol apenas se ha elevado 10° sobre el horizonte; hay que tener bien despejado pues el horizonte este-sureste para contemplarlo. A partir de ese momento el eclipse va progresando y la Luna lentamente va tapando el disco solar. En esa misma ciudad, la fase anular comienza a las 8.50 y finaliza a las 8.55. Durante esos cinco minutos puede verse el negro disco lunar completamente inmerso en el Sol, que para entonces ya se ha separado 23° del horizonte. Por último, la fase parcial concluye a las 10.14, cuando la Luna toca por última vez el disco del Sol (que ya se encuentra a 35° de altura). Téngase en cuenta que todas estas horas corresponden al Tiempo Universal, debiéndoles sumar dos horas para obtener la hora oficial española en su horario de verano.
En Cuenca el eclipse se inicia a las 07:41:00 T.U. (09:41:00 hora local) con el sol a 17º sobre el horizonte. La fase anular sucede entre las 08:57:38 T.U. (10:57:38 hora local) y las 09:01:36 T.U (11:01:36 hora local), con el sol a 30º de altura, siendo el fin del eclipse a las 10:26:06 T.U. (12:26:06 hora local) momento en el que el sol ha alcanzado ya 41º de altura. Por su parte, en la costa mediterránea próxima al cabo de la Nao el eclipse comienza a las 7.42 T.U., cuando el Sol está a 19° sobre el horizonte. La fase anular tiene lugar entre las 8.59 y las 9.04, con el Sol a 32° de altura, mientras que el eclipse concluye a las 10.28, ya con el Sol elevado 43° sobre el horizonte. Es en este extremo de la Península donde la duración del eclipse es mayor, superando todo el fenómeno las 2 horas y 45 minutos.

CONSEJOS PARA OBSERVAR UN ECLIPSE DE SOL SIN RIESGOS

La observación de un eclipse anular de sol entraña serios riesgos para la vista, que obligan a tomar precauciones. Nunca se debe observar el Sol, haya o no eclipse, si no es a través de filtros especiales, (como por ejemplo un vidrio de soldador del 14) pues incluso cuando la Luna ha ocultado casi por completo el disco solar, su luminosidad sigue siendo suficiente para producir graves lesiones oculares. Sólo si se tratara de un eclipse total no sería necesaria protección durante los pocos minutos de la totalidad.
En los establecimientos especializados en astronomía o en los planetarios y asociaciones de aficionados normalmente se puede adquirir algún filtro especialmente diseñado para la observación del Sol. Una alternativa segura, si no se dispone del filtro adecuado, consiste en proyectar la imagen del Sol sobre una pantalla o cartulina blanca. Para ello se necesita una caja de cartón de al menos medio metro de longitud, abierta por un extremo. En el extremo opuesto (que dirigiremos al Sol) se practicará un pequeño agujero de 1 mm de diámetro. Sobre la pantalla blanca, situada fuera de la caja, cerca de su extremo abierto, se podrá ver la imagen del Sol, pequeña pero suficiente para apreciar el eclipse. Se obtendrá una imagen tanto mayor cuanto más larga sea la caja.
Los eclipses totales y anulares de sol se observan como eclipses parciales desde lugares a uno y otro lado de la franja donde se produce la totalidad. Desde esas zonas, que llegan a abarcar continentes enteros, se puede apreciar cómo el disco de la Luna sólo cubre parcialmente el del Sol. El eclipse del 3 de octubre se ve como un eclipse parcial desde toda Europa, África y el suroeste de Asia.

Fases del sol en el eclipse anular de sol del 3 octubre de 2005
SECUENCIA DEL ECLIPSE ANULAR DE SOL DEL 3 DE OCTUBRE DE 2005


La fila superior muestra la secuencia del eclipse visto desde un lugar situado en el centro de la franja, como Pontevedra, Bragança o Madrid. Las siete imágenes corresponden al aspecto del eclipse en los siguientes instantes: una hora antes del máximo, media hora antes, cinco minutos antes, máximo del eclipse, cinco minutos después, media hora después y una hora después del máximo.
La fila central corresponde a la visión tal y como puede apreciarse desde un lugar situado en el borde meridional de la franja, como por ejemplo Elche.
La fila inferior muestra el aspecto para los observadores situados unos 100 km al sur de dicho borde, como es el caso de Cartagena.

Fases del sol en el eclipse anular de sol del 3 octubre de 2005

La fila superior muestra el eclipse tal y como se observa desde un lugar situado unos 100 km al norte de dicho borde, como es el caso de Burgos. Las siete imágenes corresponden al aspecto del eclipse en los siguientes instantes: una hora antes del máximo, media hora antes, cinco minutos antes, máximo del eclipse, cinco minutos después, media hora después y una hora después del máximo.
La fila central corresponde a la visión del eclipse desde un lugar situado en el borde norte de la franja, como por ejemplo Ponferrada.
La fila inferior muestra la secuencia del eclipse visto desde un lugar situado en el centro de la franja, como Pontevedra, Bragança o Madrid.


SECUENCIA DEL ECLIPSE EN LAS CAPITALES DE PROVINCIA DE NUESTRA REGIÓN.

Visión del eclipse anular de Sol en Cuenca
CIUDAD
PRINCIPIO ECLIPSE
(hora local)
PRINCIPIO ANULARIDAD
(hora local)
MÁXIMO ANULARIDAD
FINAL ANULARIDAD
(hora local)
FINAL ECLIPSE
(hora local)
CUENCA
09:40:55
10:57:29
Hora Local
Ocultación
Altura Sol
11:01:33
12:25:59
10:59:31
90.5%
30·

Visión del eclipse anular  de Sol en Albacete
CIUDAD
PRINCIPIO ECLIPSE
(hora local)
PRINCIPIO ANULARIDAD
(hora local)
MÁXIMO ANULARIDAD
FINAL ANULARIDAD
(hora local)
FINAL ECLIPSE
(hora local)
ALBACETE
09:41:06
10:58:42
Hora Local
Ocultación
Altura Sol
11:01:35
12:27:15
11:00:09
90.5%
31·

Visión del eclipse  anular de Sol en Ciudad Real
CIUDAD
PRINCIPIO ECLIPSE PARCIAL
(hora local)
MÁXIMO ANULARIDAD
FINAL ECLIPSE
(hora local)
C. REAL
09:40:55
Hora Local
Ocultación
Altura Sol
12:25:59
10:58:02
89.1%
29·

Visión del eclipse anular de Sol en Guadalajara
CIUDAD
PRINCIPIO ECLIPSE
(hora local)
PRINCIPIO ANULARIDAD
(hora local)
MÁXIMO ANULARIDAD
FINAL ANULARIDAD
(hora local)
FINAL ECLIPSE
(hora local)
GUADALAJARA
09:40:22
10:56:19
Hora Local
Ocultación
Altura Sol
11:00:16
12:24:02
10:58:17
90.5%
29·

Visión del eclipse  anular de Sol en Toledo
CIUDAD
PRINCIPIO ECLIPSE
(hora local)
PRINCIPIO ANULARIDAD
(hora local)
MÁXIMO ANULARIDAD
FINAL ANULARIDAD
(hora local)
FINAL ECLIPSE
(hora local)
TOLEDO
09:39:55
10:56:27
Hora Local
Ocultación
Altura Sol
10:58:53
12:23:24
10:57:40
90.5 %
29º




(Este texto pertenece a la Guía del Cielo 2005 editada por Procivel S.L. que amablemente nos han permitido reproducir)