Visita la galería de fotos captadas desde el Observatorio del Museo de las Ciencias de Castilla La Mancha del eclipse del 28 de Octubre de 2004 y el video resumen del mismo

HORARIO DEL ECLIPSE TOTAL DE LUNA DEL 28 DE OCTUBRE DE 2004

FASE DEL ECLIPSE
U.T.
HORA LOCAL
Primer contacto con la penumbra
00:05
02:05
Primer contacto con la sombra
01:14
03:14
Comienzo de la totalidad
02:23
04:23
Máximo del eclipse
03:04
05:04
Comienzo Salida de la totalidad
03:44
05:44
Último contacto con la sombra
04:54
06:54
Último contacto con la penumbra
06:03
08:03


OBSERVACIÓN DESDE EL MUSEO DE LAS CIENCIAS DE CASTILLA LA MANCHA

A partir de las 02:05, hora local, del día 28 de octubre de 2004 se podrá ver un Eclipse Total de Luna. Sobre todo de la parte más atractiva, la totalidad, que tendrá su punto máximo a las 05:04 hora local.

PERO, ¿POR QUÉ SE DAN LOS ECLIPSES?

Si el Sol y las órbitas de la Tierra y la Luna estuvieran en el mismo plano, en todas las fases de Luna Nueva tendríamos un eclipse de Sol y en cada Luna Llena se produciría un eclipse de Luna. Además, en este supuesto, todos los eclipses de Sol se producirían en las regiones tropicales y ecuatoriales de la Tierra, debido a la inclinación de la Tierra.
Pero la órbita de la Luna, respecto al plano que contiene la órbita de la Tierra alrededor del Sol (conocido como eclíptica), tiene una pequeña inclinación de 5º 8' 43", que es suficiente para que la Luna pase en la mayor parte de los meses al norte o al sur del Sol, y al norte o al sur de la sombra terrestre.

Sólo si la Luna Nueva o la Luna Llena está situada en la misma eclíptica o a muy pocos grados de ella, sucederá un eclipse total de Sol o de Luna. Si la Luna se encuentra a una distancia un poco mayor de la eclíptica en las fases de Nueva o Llena, se puede llegar a producir un eclipse parcial de Sol o de Luna. Si es un eclipse parcial de Sol la sombra de la Luna no llega a interceptar a nuestro planeta, sino que pasa ligeramente por encima del polo norte terrestre, o por debajo del polo sur. En ese caso, desde determinadas regiones del planeta puede verse el disco de la Luna cubriendo parcialmente el del Sol.
Fuente Imagen: PROCIVEL S.L.


Hay otros eclipses de Luna, estos son los conocidos como penumbrales, que resultan prácticamente imperceptibles al observador, debido a una disminución casi nula del brillo de la Luna. Este hecho se apreciaría como un eclipse parcial de Sol, para un observador situado en la Luna.
Cada seis meses aproximadamente, se dan las condiciones adecuadas para que se produzcan eclipses, debido al movimiento de traslación de la Tierra alrededor del Sol, al ocurrir las fases de Luna Nueva y Llena muy cerca del plano de la eclíptica.

Los eclipses suelen acontecer por parejas: un eclipse de Sol (parcial, anular o total) y otro de luna (parcial o total), separados por dos semanas. Por ejemplo, el 19 de abril de 2004 se produjo un eclipse parcial de Sol (este no fue visible desde nuestro país) y el 4 de mayo de 2004 se produjo un eclipse total de Luna. Seis meses más tarde ocurre la siguiente pareja de eclipses: el 14 de octubre de 2004 uno parcial de Sol (este no será visible desde nuestro país) y el 28 de octubre de 2004 uno total de Luna.
No siempre se producen los eclipses en la misma pareja de meses. La órbita Lunar gira alrededor del eje de la eclíptica con un período de 18,6 años, lo que hace que las condiciones para que se produzca un eclipse no se repitan cada 6 meses exactos, sino aproximadamente cada 5 meses y 20 días. Conforme avanzan los años, los eclipses van adelantando sus fechas. El próximo grupo de eclipses será uno anular/total de Sol el 8 de abril de 2005 (visible desde el Pacífico Centro y Centro América) y uno penumbral de Luna el 24 de abril de 2005. Cada nueve años, aproximadamente, los eclipses vuelven a ocurrir en las mismas fechas.
Transcurridos 18 años y 10 días, aproximadamente, período denominado con el nombre de Saros, se producen 38 grupos de eclipses, con la particularidad de que a continuación se inicia un nuevo ciclo en el que se reproducen con muy pequeña variación las mismas configuraciones orbitales que dieron lugar a los eclipses del ciclo anterior. En otras palabras, se repiten los eclipses casi de la misma forma. El hecho de que el período Saros no contenga un número entero de días terrestres hace que eclipses semejantes de períodos diferentes afecten a regiones del planeta de distinta longitud geográfica, aunque similar latitud. De todas formas, las pequeñas diferencias que se van introduciendo en cada período Saros se van acumulando ciclo tras ciclo, de manera que transcurridos muchos períodos, las semejanzas desaparecen.

Es interesante saber que si estuviéramos en la Luna, lo que para un observador terrestre es un eclipse de Luna, allí sería un eclipse de Sol, mientras que el eclipse de Sol pasaría casi inadvertido, pues se limitaría a una minúscula mancha oscura dibujada sobre el disco de una deslumbrante Tierra Llena.


Los eclipses de Luna pueden observarse desde todo un hemisferio terrestre (aquel desde el que se divisa la Luna en el momento del eclipse), mientras que un eclipse total de Sol afecta sólo a una estrecha franja de varios miles de kilómetros de longitud, pero con una anchura a lo sumo de unos pocos cientos de kilómetros. Esto explica que aunque los eclipses de Sol son en suma mucho más numerosos que los de Luna, para un determinado observador terrestre la contemplación de un eclipse total de Sol sea un hecho extraordinariamente poco frecuente. Es más habitual observar un eclipse de Sol parcial, ya que tanto los eclipses totales, como los anulares, se observan como parciales desde lugares a uno y al otro lado de la franja donde se producen. Estas zonas pueden abarcar continentes enteros, y se observa como el disco de la Luna sólo cubre parcialmente al Sol. El último eclipse de este tipo que vimos desde la Península fue el 11 de agosto de 1999. Se trataba de un eclipse visible como total en una estrecha franja que cruzó gran parte de Europa. El 3 de octubre de 2005 tendrá lugar un eclipse anular que atravesará la península.

Eclipse Total de Luna 21 de Enero de 2000.

Fotografía: Antonio Del Solar, tomada desde el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha

si deseas descargar  una imagen con más resolución

Zonas de influencia según informa la N.A.S.A. Visualización del fichero