Volvemos a nuestro planeta, convencidos de su importancia, comprometidos con su cuidado. Nos acercamos a una parte de esta tierra, a Castilla-La Mancha, sus recursos, su agua, su biodiversidad. Disfrutamos de un soplo de vida en la colección de mariposas, advertimos el proceso de la evolución en la variedad de formas y colores. Nos sorprendemos por los entornos naturales que hemos querido proteger, como Cabañeros. Medio Ambiente donde es cada vez más importante el clima, y lo que se viene llamando Cambio Climático.


El ser humano se enfrenta siempre a procesos de tomas de decisiones. La información es fundamental: temperaturas, humedad, precipitaciones, etc.

¿Y nosotros, en qué podemos ayudar? La energía es sin duda una pieza fundamental, por sus consecuencias positivas en el desarrollo de las sociedades y civilizaciones, y negativas en el entorno. El control sobre la energía es un objetivo en el museo. Informar sobre las fuentes renovables, conocer su gestión, generación, transporte y distribución se ha convertido en una serie de módulos interactivos que, sin duda, cubrirán las expectativas de los visitantes.


Completan esta sala nuestra Máquina de la Energía. Cuatro interactivos en los que el visitante experimentará con fuerzas y transformaciones de energía: mecánica, térmica, química, elástica, etc. Todo un mundo donde el usuario es el verdadero motor de la energía, pues todo se inicia con su acción.