Ir a Página Inicial del Portal de la Junta de Castilla-La Mancha Ir a Trámites y gestiones Ir a "El Gobierno Informa"


Definición Funciones Servicios Directorio Localización y Accesos Organigrama Enlaces Página Principal del ICS
 

Funcionamiento

              - Décima Revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10)

              - Objetivos

              - Definiciones y conceptos

              - Indicadores elaborados

              - Programa de Calidad

              - Documentos utilizados (BED, CMD y MNP-52)

              - Instrucciones para la cumplimentación de los certificados de defunción

              - Circuito de datos

              - Indicadores de evaluación usados en el Registro de Mortalidad de Castilla- La Mancha

              - Solicitud de información

La Estadística de Defunciones según la Causa de Muerte proporciona información sobre los fallecimientos ocurridos en residentes de Castilla- La Mancha atendiendo a la causa básica de defunción, de acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud.  

Originariamente esta Estadística estaba integrada dentro de las Estadísticas del Movimiento Natural de la Población. A partir del año 1987 se decide dotarla de entidad propia por su carácter de información esencialmente sanitaria que proporciona la base de múltiples indicadores sanitarios.

A partir de la publicación de 1999 se utilizará la Décima Revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10) para la selección y codificación de la causa básica de muerte. La principal innovación de esta nueva revisión de la CIE será el uso de una base de codificación mucho más amplia que la correspondiente a la CIE-9 que se implantó en España en 1980, sustituyendo a la CIE-8 que se utilizó desde 1975 a 1979. La CIE-10 contempla 12422 enfermedades, en lugar de las 6936 enfermedades de la CIE-9, lo que permitirá obtener información sobre las causas que contribuyen a la muerte con un grado más elevado de especificación clínica.

Las Estadísticas de Defunciones según la causa de muerte tiene identidad propia, aunque se enmarcan dentro de las Estadísticas del Movimiento Natural de la Población (MNP), que se refieren a los nacimientos, matrimonios y defunciones ocurridas en Castilla- La Mancha. La clasificación de las defunciones atendiendo a la causa de muerte se remonta a la información correspondiente al decenio 1861-1870, dando así origen a lo que actualmente se conoce como Estadística de Defunciones según la Causa de la Muerte. Esta primera clasificación tuvo únicamente cinco grupos de causas y sólo a partir de la publicación de 1900 se empezó a utilizar en España la clasificación de 14 grupos y 99 rúbricas de causas de muerte del Dr. Bertillón, cuya distribución fue revisada en este mismo año en la Primera Conferencia Internacional para la Revisión de la Clasificación de Causas de Muerte, en la que además se aprobó un sistema de revisión decenal.

Las tres primeras revisiones fueron dirigidas por el Dr. Bertillón. Los dos siguientes fueron coordinadas por el Instituto Internacional de Estadística y la Organización de Higiene de la Sociedad de las Naciones, adoptándose en España en 1931 y 1941, respectivamente.

A partir de la 6ª revisión y hasta la 9ª, vigente hasta 1998, la responsabilidad de llevar a acabo su preparación fue confiada a la Comisión Interina de la Organización Mundial de la Salud, implantándose en España en los años 1951, 1961, 1968 y 1980, respectivamente, conociéndose con el nombre de Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE).

Desde su origen, la Estadística de Defunciones según la Causa de Muerte ha ido enriqueciéndose con nuevas clasificaciones. Así, las variables edad, sexo y provincia de inscripción se incorporaron en el año 1903. Sin embargo, merecen destacarse por su importancia cualitativa las modificaciones que se produjeron como consecuencia de las dos últimas reformas de las estadísticas del MNP en su conjunto.

En 1957, con la nueva Ley del Registro Civil, el INE propuso un nuevo sistema de recogida para atender la creciente demanda de información demográfica y sanitaria en torno al fenómeno de la defunción. A estos efectos, entraron en vigor unos nuevos boletines estadísticos de defunción y aborto más completos que los anteriores que se limitaban a recoger aquellos datos que figuraban en los Libros del Registro Civil. Sin embargo, no todas las variables introducidas pudieron explotarse debido a que presentaban un alto porcentaje de falta de respuesta, como consecuencia de la dificultad que para los informantes representaba su cumplimentación.

Debido a estas dificultades, en 1975 se realiza un nueva reforma que contempla tres aspectos fundamentales: la simplificación de los boletines, el cambio de algunos conceptos y la modificación de las tablas de presentación de resultados.

La variación conceptual más importante es la que afecta al significado estadístico de nacido vivo. Tradicionalmente en las estadísticas del MNP se utilizaba el criterio legal de nacido vivo que se recoge en el Código Civil en su artículo 30. Por consiguiente, en el colectivo de defunciones no estaban incluidos los nacidos con vida y fallecidos antes de las 24 horas, ya que, siguiendo la definición anterior, en el Registro Civil éstas se inscribían como criaturas abortivas.

Aunque el criterio legal sigue manteniéndose inalterable, a partir de 1975, las estadísticas de nacimientos y defunciones se ajustan a los conceptos demográficos reconocidos internacionalmente. A partir de este momento, se considera nacido vivo a todo el que biológicamente nace con vida y, que por tanto, se contabiliza como fallecido al que nace con vida y fallece después, con independencia de las horas que haya vivido.

Este cambio de criterio no influye sustancialmente en las cifras globales de defunciones, pero si modifica considerablemente algunas tasas específicas de mortalidad (infantil, neonatal, perinatal,...) de forma que antes de 1975 estos indicadores sanitarios estaban dando una versión deformada de la realidad.

Otra variación importante se refiere a la clasificación de las defunciones por lugar de residencia y no por lugar de fallecimiento como se venía haciendo con anterioridad.

La Estadística de Defunciones según la Causa de la Muerte constituye una de las fuentes de información más importantes en el campo de la Sanidad. Una de las mayores necesidades de la Salud Pública es conocer, lo más aproximadamente posible las características de salud y enfermedad de la población. Esta información es útil como instrumento de planificación sanitaria.

Las Defunciones son consecuencia de un conjunto de causas de tipo biológico, económico, sanitario y social. Por ello, es preciso disponer de información, no solo del número de fallecimientos que se producen en una comunidad en un determinado período, sino también de todas aquellas circunstancias que rodean el acontecimiento para facilitar la actuación de la Administración Sanitaria y del resto de fuerzas sociales y económicas.

Este hecho unido a la escasa disponibilidad de indicadores fiables y exhaustivos para evaluar el nivel de salud de la población, ha motivado que siga incrementándose la demanda de estos datos, cuyos principales objetivos son los siguientes:

1.- Proporcionar información sobre la mortalidad atendiendo a la causa básica de la defunción según la CIE, su distribución por grupos de edad, sexo y otras variables.

2.- Medir la mortalidad perinatal.

3.- Construir series temporales para estudiar la evolución de determinadas causas de defunción.

4.- Realizar comparaciones provinciales sobre el comportamiento de la mortalidad por grupos de causas de muerte.

5.- Suministrar la base para la construcción de indicadores sanitarios recomendados por organismos internacionales.

El sistema de registro de mortalidad es una fuente de datos exhaustiva, representativa en todos los ámbitos geográficos y que recoge información desde un largo período de tiempo. La solidez de este sistema lo convierten en una fuente de información completa, universal y de gran tradición permitiendo la realización de las estadísticas de mortalidad. La calidad, fiabilidad y utilidad de las estadísticas de mortalidad dependen de la exactitud en la certificación, por parte del médico certificador, de la enfermedad o enfermedades que han producido el fallecimiento.

 

Definiciones y conceptos

        - Defunción: Se considera defunción el fallecimiento de toda persona nacida viva, independientemente de las horas que haya vivido.

        - Causa de muerte: Se entiende como el conjunto de todas aquellas enfermedades, estados morbosos o lesiones que produjeron la muerte o que contribuyeron a ella, y las circunstancias del accidente o de la violencia que produjo dichas lesiones.

        - Causa básica de defunción: Es la enfermedad o lesión que inició la cadena de acontecimientos patológicos que condujeron directamente a la muerte, o las circunstancias del accidente o violencia que produjo la lesión fatal.

 

Indicadores elaborados

        - Frecuencias absolutas (n): Se presentan tablas con el número de defunciones (n) según las variables de residencia, grupo de edad , sexo y causa de defunción para la comunidad autónoma y cada una de las provincias (Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo).

        - Tasa específica de mortalidad (TE): Las tasa se expresa en defunciones por 100.000 habitantes y año. Se han empleado las poblaciones facilitadas para cada uno de los años por el Servicio de Epidemiología de la Consejería de Sanidad. El grupo edad de menores de 1 año se obtiene del número de nacidos vivos.

El proceso de selección de la Causa Básica de Defunción y codificación de la misma, en los Boletines Estadísticos de Defunción (BED), es la etapa inicial de las actividades que se llevan a cabo en el registro de mortalidad de Castilla- La Mancha. En un paso ulterior, estos datos serán sometidos a análisis para la obtención de tasas (globales, específicas, estandarizadas...), tablas de vida, años potenciales de vida perdidos, etc.

Otra actividad fundamental es la contenida en el Programa de Calidad consistente en mejorar la calidad de la información sobre causas de defunción a través del aumento de los conocimientos de los médicos sobre el proceso de certificación de defunción y de la recuperación de información ausente o de mala calidad en los BED.

Los procedimientos que tienen lugar para la realización del proceso anterior son los siguientes:

1. -       Recepción y ordenación de los BED acorde con los números de secuencia de grabación.

2. -       Comprobación de la coincidencia entre el número de BED y MNP-52 (partes judiciales acompañantes) recibidos y los emitidos por las oficinas del INE.

3. -       Grabación en los soportes informáticos adecuados de la información previamente grabada por el INE con el objetivo de: (1) Incorporar los datos al Sistema de grabación de mortalidad (SIVE) y (2) Incorporar los datos a la aplicación informática que gestiona el programa de calidad.

4. -       Selección de la Causa Básica de Defunción.

5. -       Codificación de las causas seleccionadas.

6. -       Corrección, si procede, de la causa codificada.

7. -       Recuperación de la información mal especificada en los boletines. La recuperación se hace mediante llamadas telefónicas a los médicos certificadores y a los Registros Civiles. Esta actividad se inició en 1992 y, en esta fase, los BED que son objeto de llamada son los que reúnen los requisitos especificados en el manual de procedimientos.

8. -       Grabación en soporte informático (SIVE):

9. -       Grabación de los BED codificados en fichero electrónico

10. -    Devolución de los Boletines estadísticos de defunción a las delegaciones provinciales del INE



Documentos utilizados (BED, CMD y MNP-52)

            En el Registro de Mortalidad trabajamos con dos tipos de documentos:

-         Boletín Estadístico de Defunción (BED, para todas las defunciones en mayores de 24 horas)

-         Hoja judicial (MNP-52): Para las defunciones en las que, por tener una naturaleza violenta, o porque el médico presuntamente certificador no sepa la causa, interviene la Autoridad Judicial.

-        Certificado Médico de Defunción (CMD). Anverso y Reverso: Este documento no llega al Registro de Mortalidad, permaneciendo en los Registros Civiles de los diferentes municipios.

             El documento más importante es el Boletín Estadístico de Defunción(BED) que tiene tres partes:

         A)    Datos de la inscripción de la defunción.

            B)    Datos demográficos del fallecido.

            C)    Datos de Causas de Defunción, identificación del médico y código de la causa básica.



Instrucciones para la cumplimentación de los certificados de defunción

             Las estadísticas de mortalidad se realizan a partir de la información declarada en los Boletines Estadísticos de Defunción (BED). Es necesario por ello que los médicos certificadores conozcan los criterios para declarar las causas de muerte, ya que la validez de las estadísticas de mortalidad dependerá de una correcta cumplimentación. Otro documento que el médico debe cumplimentar es el Certificado Médico de Defunción (CMD), que tiene importancia para el Registro Civil, pero ninguna a efectos estadísticos. Este certificado recoge las causas de defunción con menos detalle que el BED.

            La mayoría de los países para elaborar las estadísticas de mortalidad se basan en una sola causa de defunción, hecho que puede ser complicado cuando los difuntos han padecido más de una enfermedad. Por ello, en los casos en que exista más de una enfermedad que haya conducido a la muerte, el médico deberá escoger una causa a la que atribuir la muerte, denominada “causa básica de defunción”. La causa básica de defunción se puede definir como:

a)     la enfermedad o lesión que inició la cadena de acontecimientos patológicos que condujeron directamente a la muerte

b)     las circunstancias del accidente o violencia que produjo la lesión fatal

            La definición no incluye síntomas ni modos de fallecer como “paro cardiaco”, cuando son el resultado de un proceso de enfermedad.

            Cuando en el BED se menciona una sola causa de defunción ésta la causa básica seleccionada. Cuando el médico declara más de una causa, el codificador deberá hacer una selección de acuerdo con las normas y reglas de selección de la CIE, que tratan de estandarizar para todos los países la selección de la causa básica de defunción, y posteriormente adjudicará un código de la CIE a la causa escogida.

            El médico que rellena el apartado de las causas de defunción es el responsable de especificar el curso de los acontecimientos que hayan conducido a la muerte. Para declarar las causas de defunción el BED contiene los siguientes apartados:

I.- Causa inmediata:

Se refiere a la enfermedad o condición patológica que haya causado directamente la muerte. No implica la manera de morir (debilidad cardiaca, astenia...) sino la enfermedad, traumatismo o complicación que ha producido la defunción. El “paro cardiaco” es una manera de morir y siempre que sea posible deberá evitarse su utilización.

II.- Causa antecedente: se descompone en dos

II a) Causa intermedia:

Enfermedad o condición que ha contribuido a la causa inmediata y que a su vez es consecuencia de la causa anotada en el apartado II b.

II b) Causa inicial o fundamental:

Enfermedad o lesión que inició los hechos que hayan conducido a la muerte

III.- Otros procesos:

Son los procesos que contribuyeron a la muerte. Se pondrán todas las otras enfermedades, en orden de importancia, que pueden haber influido desfavorablemente con el proceso fatal, pero sin estar directamente relacionadas con la enfermedad o condición que haya causado la muerte.

            Las causas que se exponen en los apartados I y II deben seguir una cadena de acontecimientos o una secuencia lógica desde el punto de vista fisiopatológico y temporal; la causa inmediata es la más próxima a la muerte, y la causa básica la más lejana. Cada afección o acontecimiento es una causa aceptable de la registrada en la línea superior a ella.

           En el momento de cumplimentar el BED se debe tener en cuenta:

a)     Utilizar letra clara y legible ya que debe ser entendido por personal no sanitario

b)     Evitar siglas y acrónimos que lleven a confusiones

c)     Detallar las enfermedades con el nombre completo, utilizando entidades con suficiente significación médica para certificar el fallecimiento, evite términos incompletos como meningitis, hepatitis ...

d)     No poner más de una causa básica

e)     Si falta espacio en los apartados I y IIa del BED puede anotarse más de una causa, pero siempre siguiendo la secuencia de acontecimientos

f)      Puede quedar algún apartado en blanco, pero es aconsejable que no sea el apartado de la causa básica

g)     Firmar el BED, incluyendo el nombre, apellidos y número de colegiado del médico certificador

En el caso de cualquier duda puede consultar al Registro de Mortalidad:

Registro de Mortalidad de Castilla- La Mancha
Sección de Epidemiología Enfermedades No Transmisibles
Instituto de Ciencias de la Salud de Castilla- La Mancha
Carretera de Extremadura km 114
45600 - Talavera de la Reina (Toledo)

Teléfonos:
925 839 275
925 839 290
925 839 273

http://www.jccm.es/sanidad/ics

Bibliografía:

1.- Boletín Epidemiológico de la Comunidad de Madrid. Instrucciones para la cumplimentación de los certificados de defunción. BECAM 2001; 7 (10) :3-13

2.- Borrell C, Martos D. Cómo cumplimentar correctamente un boletín estadístico de defunción. FMC 2002; 9: 383-392

3.- Organización Mundial de la Salud. Certificación Médica de Causa de Defunción. Madrid 1984

 

Circuito de Datos

Veanse los dos esquemas adjuntos:

 

Indicadores de evaluación usados en el Registro de Mortalidad de Castilla- La Mancha

Desde el principio de su funcionamiento, el Registro de Mortalidad ha usado una serie de indicadores que pretenden evaluar su funcionamiento. Estos indicadores hacen referencia tanto al tiempo usado en dada una de las actividades del registro como de la calidad de sus acciones:

1. - Porcentaje de causas raras: Expresa el porcentaje de Boletines Estadísticos de Defunción en los que el proceso patológico seleccionado como causa básica de defunción se considera como "infrecuente o de especial significación" y que, por este motivo, requiere confirmación. Se considera como deseable el no superar el 2.5%.

2. - Porcentaje de causas desconocidas: Engloba a los Boletines que se encuentran sin cumplimentar en el apartado de Causas de la Defunción, incluye también los boletines ilegibles. Este grupo de Boletines es objeto de un programa de recuperación de información por lo que se considera que el porcentaje ideal es del 0%.

3. - Porcentaje de causas mal definidas: Este indicador engloba todas las causas de muerte comprendidas entre los códigos 780.0 y 799.9 de la CIE 9ª. (1975). Suele ser un indicador muy preciado para medir la calidad de un Registro de Mortalidad y valores superiores al 5% son considerados como índices de mala calidad.

4. - Porcentaje de BED corregidos medido mensualmente. Este indicador informa sobre el porcentaje de BED en los que las personas que actúan como referencia en el registro, modifican el código asignado inicialmente por las personas encargadas de la codificación. Lo ideal sería que los valores mensuales fueran inferiores al 5% y se valoran como un indicador de mal funcionamiento los valores superiores al 10%.

5. - Tiempo medio transcurrido desde la llegada de los BED al CRSP hasta su salida correctamente codificados y grabado en cinta el código de causa de muerte. Expresa el tiempo global invertido en por el Registro de Mortalidad en todo el proceso. Según las bases del convenio vigente con el INE, los BED deben devolverse a sus delegaciones provinciales a los 60 días de su salida. Calculando 4 días necesarios para recepción y envío, este tiempo de permanencia no debería ser mayor de 56 días.

6. - Lapso de tiempo transcurrido entre dos devoluciones consecutivas: Expresa  la velocidad con que se devuelven BED al INE (y por lo tanto se incorporan datos al registro de mortalidad). Es un indicador resumen de los tiempos consumidos durante el procesamiento de los BED. Lapsos de tiempo superiores a 30 días indican ritmos de trabajo demasiado lentos y por lo tanto datos disponibles más tardíamente.

7. - Tiempo medio empleado desde llegada de BED hasta la codificación de causa básica de defunción. Óptimo 21 días.

8. - Tiempo medio desde la codificación hasta la corrección de la misma. Óptimo 17 días.

9. - Tiempo medio desde la corrección de código asignado hasta la grabación del mismo en soporte informático. Óptimo 10 días.

10. - Tiempo medio desde la grabación hasta la devolución de los BED al INE. Óptimo 8 días.

 

Solicitud de información

En el caso de cualquier duda o necesidad de información adicional puede consultar al Registro de Mortalidad:

Registro de Mortalidad de Castilla- La Mancha
Sección de Epidemiología Enfermedades No Transmisibles
Instituto de Ciencias de la Salud de Castilla- La Mancha
Carretera de Extremadura km 114
45600 - Talavera de la Reina (Toledo)

Teléfonos: 925 83 92 75
925 83 92 90
925 83 92 73
925 83 92 08

http://www.jccm.es/sanidad/ics

Para la solicitud de datos, por favor, rellene la siguiente solicitud

 
Ir a "Última página visitada" Ira "Inicio de página"
Página de Inicio
Protección de datos          
Comentarios al Webmaster